Entradas

Covid-19

El daño del que nadie nos protege: morir en soledad

Todos hablamos estos días de emociones. Del impacto psicológico de lo que estamos viviendo. De los cuidados, de los recursos que podemos utilizar, de cómo protegernos de un daño que no se elimina con jabón. Hay ayuda a la que recurrir. Hay teléfonos a los que llamar donde los psicólogos pueden atendernos. Hay servicios de apoyo especializados. También un aplauso para ellos. Pero también nos dan mensajes profesionales, que nos auguran muchos posibles trastornos postraumáticos y de duelo patológico. Un mensaje al viento…

Los psicólogos, como profesionales sanitarios, velamos por la salud mental. No sólo sabemos dar pautas cuando estamos mal. No sólo podemos estar detrás de un teléfono o de una mesa de consulta. Los psicólogos también hacemos prevención. Y les alertamos. La salud mental de las personas , de todas las personas, merece el máximo respeto y consideración. Y eso no sólo se consigue dando apoyo después.

Prevenir es decir bien alto y bien claro que somos muchos los compañeros y compañeras de profesión que pedimos, igual de alto y claro, que se revise el protocolo de acompañamiento ante la muerte. No sólo es un derecho, sino una necesidad esencial. El derecho de las personas a despedirse. El derecho de los suyos, a alguno de los suyos, a poderles ver por última vez. A dar un simple adiós. Con las mascarillas necesarias. Piensen. Organicen. Busquen fórmulas. Mejoren las que hay. Poner límites y prohibiciones que sesgan, sin haber previsto y organizado al mismo tiempo una alternativa a la despedida, al homenaje de nuestros fallecidos, no es suficiente. No es bueno. No es hacer lo posible. No es. Si en algunos lugares se están promoviendo algunas, bien se pueden hacer en todos. Y bien se podían haber hecho antes. El dolor no tiene frontera ni momento mejor. Como tantas veces, la gestión de la emergencia se olvida de que hay detalles que marcan la diferencia entre proteger y cuidar. Ellos no tienen la culpa de nuestras carencias.

Entiendo, cómo no, las medidas a las que todos nos debemos. Que hay escenarios o circunstancias inamovibles, sin opción.  Pero todos los días oímos casos reales que nos generan, cuanto menos, perplejidad. Y también profunda indignación. Porque pensamos que, en algún grado, se podrían hacer cosas distintas. Personalmente me cuesta aceptar como inamovibles las actuales.

No sólo lanzamos un mensaje premonitorio de patología, les pedimos que reevalúen este protocolo. Sus remedios son corsés que están ahogando a muchos. A demasiados. ¿Totalmente necesarios? Conscientes de las medidas de seguridad, podemos ir al trabajo, podemos ir a comprar, podemos coincidir en el metro. Pero sólo tres en el cementerio.

https://www.vilaweb.cat/noticies/el-mal-del-qual-no-ens-protegeix-ningu-morir-en-soledat/

Sara Bosch, psicóloga sanitaria, experta eb¡n trauma i presidenta de UVAMAT. Llista d’adeherits: Ingrid Banus, Dolors Badenes, Rebeca Espasa, Lourdes Fernández, Merxe Fernandez, Beatriz López, Silvia Noguer, Ariadna Nuño, Anna Quintana i Belen Tirado.